Jueves, 28 de Mayo de 2020
Poemas de Hierro
Agenda de Cultura de Getafe
Portal del lector
Patronos:
Ayuntamiento de Getafe.Comunidad de Madrid.
Familia Romero Hierro.
Síguenos:  
Siguenos en facebook.Siguenos en twitter.Siguenos en twitter.

Del taller Nombrar el secreto II Dirigido por María García Zambrano

Selección de textos

 

¿Qué es el Paraíso?

Piezas. Ella y yo somos piezas. Somos piezas de un mismo nacimiento. Absortas, envueltas en una misma manta de locura y desapego. Enemigas de la incertidumbre, de la soledad que albergan estos cristales. De no saber lo que ocupa el sentido, de no saber hasta donde llega el mañana. 

Somos pequeñas. Somos pequeñas cuando nos encontramos luchando con estacas, que luego destapan las tácticas que nos ayudan a proteger(nos).

Pero aquí, justamente aquí, cuando apartas la amargura de las piernas y rozo las penas con mi boca, se muestra el paraíso. Cuando admites que no eres perfecta y sabes que hay piezas que no eres capaz de re(com)poner. 

Irina Llinares Jerez

 

El carecer de él es Aflicción –
El tener de él es herida –
(Emily Dickinson)

¡Qué sencillez le basta al Paraíso! 

El manantial que brota de la roca
la luz que reverdece el bosque
el canto mojado de los pájaros
el sonido de los colores
y este sagrado templo de la vida
donde sospecho
el cielo y el infierno. 

¡Qué magnitud contiene el Paraíso!

Marian Calvo

 

Mi paraíso

Quiso la suerte subirme
al pedestal de la amistad
y enjuagar todas las dudas
con virtud y humildad;
ser consciente de las gentes
que te pueden ayudar
y dejar en los olvidos
egoísmos y maldad.
¡Pues no hay mayor Paraíso
que la fuerza de opinar
entre las gentes que escriben
prosa y verso en Libertad!

El Pontón de la Oliva

 

El nacimiento de San Juan Bautista (Cuadro de Artemisa Gentileschi)   

(Oratorio)

ISABEL

Ha manado el agua
Cuando la tierra          lloraba
           Sequedad
Una flor          de agua
En mis entrañas
                         De agua         
Y         aun así             casi desaparezco
Es mi fruto      de agua
El que allanará el camino.

CORO DE MUJERES

En ella             la fuente
En ella                        el milagro
¿Por qué no en nosotras?

ZACARÍAS

Estallé en dudas
Y se me dio    el silencio
          Que no ofende
Al verbo          y          a la carne
          Que acoraza
Frente a las lenguas                que hieren
Padre de nombre
                      Sin mi simiente

JUAN

Soy el hijo del yermo
Soy      el agua que ungirá
De vida           la palabra
El agua                        que limpiará el camino
Madre             soy de ti
          Pero no tuyo
Padre            aunque lo anuncie
          Soy el silencio

CORO

Es el que anuncia
           Gotas de vida en otra vida
El mensajero 

CORO DE MUJERES

Es        el que anuncia
Y ha sido        ella       la fuente

ISABEL

Un fruto          líquido
En        la desesperanza
En        la carne muerta
Él es mi amor y el mensajero 

JUAN

Te llenaré de agua
Te llenaré de vida
            Pero    no podré
            Con las agujas            y la sangre
Madre             de tierra
                         Muerta de amor
Padre              de lengua
                         Muerta            de júbilo
Mi nombre     de papel
                                Y de agua

Ana Elise Muñoz

 

 

(Nacimiento de San Juan Bautista. Artemisia Gentileschi)

Oratorio

Mujeres

Busca la madre de hueso
es la belleza
hecha nudo 

Madre

Cómo concebir tanta luz que no llego a saciar

sus ojos

los ojos llenos de luz
el agua llena de palabras
y la desnudez ¿quién puede ver la desnudez? 

me agota este peso en el vientre
en el fondo de la garganta
busco su respiración
busco la inmensidad en sus venas 

Coro

Ellas han hecho un nido que le circunda

Madre

¿De qué está hecho un nido?
de cálidos cimientos
de nudos 

duermo este miedo
recinto de luz

espacio en calma ante el que trae una nueva náusea
¿quién ve al niño?
¿quién lame las palabras del daño?
este temblor
y los dedos todos los dedos en su cuerpo mi asombro 

Coro

Su nombre viene de la obediencia

Madre

Otra vez un nudo de alas que intentan despacio sobrecogerme
partir en dos la tela que cae por el arco
sentir el aliento en cuclillas
humedecerlo 

Coro

Como aquella vez en que el agua y sus formas se desnudaron

Madre

y los obedientes tienen un sello azulado entre los labios.

Laura García Villarejo

 

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do
28
29
30
31
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27