Miércoles, 20 de Marzo de 2019
Poemas de Hierro
Agenda de Cultura de Getafe
Portal del lector
Patronos:
Ayuntamiento de Getafe.Comunidad de Madrid.
Familia Romero Hierro.
Síguenos:  
Siguenos en facebook.Siguenos en twitter.Siguenos en twitter.

Del taller Viaje al silencio Dirigido por Cristina Sánchez-Andrade

Selección de textos

Segunda convocatoria

 

Acariciar un gato

Para lo indicado necesitamos: un gato y un deseo. No vale un deseo cualquiera, de mala gana. Debe ser una plena intención de acariciar al gato.

El primer paso es acercarse. Acariciar desde la distancia suena romántico pero es ineficaz. Aproxime su mano cargada de respeto. La olerá y algo en su olor va continuar o zanjar la conversación (un enfado o un beso que traiga pueden ser definitivos). Si sigue adelante, notará una suavidad húmeda. Superado este punto, continúe el contacto hacia la cabeza y en un gesto de confianza mutua llegue hasta el nacimiento de la cola.  Repita el movimiento tantas veces como ambos acuerden. Notará ajustes milimétricos de su musculatura paravertebral, de ascenso y descenso, de bienvenida y despedida –usted, animal bípedo, no intente imitarlo–. Puede enredarse en la cara, en jugar con los bigotes a que se le escapan entre los dedos como un hilo al hilvanar. Pruebe en la delicia de las orejas. Le pedirá que se entretenga en el nacimiento de la nariz, donde la presión debe ser precisa. Descienda por un lateral hasta debajo de su boca. Ahí está la clave. Si nota una vibración mantenida, arrulladora y líquida, puede quedarse.

Fije la mirada, los ojos con los ojos. Verá cosas increíbles: el origen del universo, un recuerdo de la infancia, algo de realismo mágico. Si se mantiene con firmeza, al fondo, está usted mismo.

Olga Gallego

 

Dentro o fuera 

He visitado muchas veces este espacio que está dentro de otro mucho más grande que lo transfigura dependiendo de los caprichosos avatares de la Naturaleza. La armonía de ambos es perfecta, el fuera y dentro se confunden, así que da igual dónde te encuentres.

La barrera que separa uno de otro es transparente y te permite preparar el ánimo para lo que luego acontecerá, pero en esta ocasión no fue así porque lo que allí había era apenas perceptible –¿qué sería?

Nada más entrar me volví a sentir dentro de una enorme burbuja de aire formada por cientos de cristales engarzados en metal pero nada de ahogo la respiración era fluida, podías tocar el cielo. La luminosidad otoñal lo impregnaba todo y las nubes, preñadas de lluvia, rodeaban el recinto como viejos algodones protectores. Las hojas multiformes vestidas de marrones, rojos y dorados, empapadas y etéreas bailaban al compás del viento, bajaban y se acercaban inconscientes de su romántico destino: ser la guirnalda que corona el edificio, allí pintaban sus colores.

Había mucha gente variada, curiosa, ralentizada y un murmullo respetuoso. Llevaban cámaras, móviles y folletos informativos porque allí dentro estaban ELLAS de enormes cabezas transparentes de trama metálica con multitud de formas cóncavas y convexas, suspendidas del techo, iguales pero diferentes, cibernéticas y humanas, de aspecto sereno invitando al silencio, sus cuerpos ausentes se desvanecían en ríos de alambre. Sabíamos sus nombres y nos preguntábamos quién era quién pero poco importaba porque las tres reinaban por igual. La visión era futurista pero muy íntima, ellas y tú. A su lado o alrededor podías descubrir sus detalles, sus secretos, las líneas, la luz, lo material y lo inmaterial. Desde la distancia pude observar algún perdido rayo de sol acariciando aleatoriamente sus líneas y, entonces, el vacío se volvía masa y hasta parecían sonreír. Estaban y no estaban como, algunas veces, estamos las personas. 

Qué mágico es trasladarte al futuro en un precioso contenedor del pasado, es otra de las muchas cosas que sientes cuando estás allí. Eché de menos poder, aunque fuera sólo rozar, algo de su ser.

Mª Victoria Martín

 

El soniquete de los ajos

Los dos giros chirriantes del llavín anunciaban la primavera. Eran las doce del mediodía y Ramona, después de guardar este en el bolsillo de su falda fruncida, movía las caderas pateando la calleja más de una vez. En su delantal, usado de más, llevaba los pocos avíos que habían quedado en la alacena. Era difícil no saber por dónde había tirado Ramona nada más cerrar, ya que una tufarada a cebolla echada a perder invadía la calle y el soniquete de los ajos enteros la acompañaba bailando por el camino, metidos en el almirez. Lo peor eran las raíces blancas que habían nacido de las patatas viejas, la rebusca había sido muy buena en el invierno pero ya no aguantaban más. Tiesas se clavaban en el delantal, advirtiéndola de que era mejor comérselas ya. Con el pan del día anterior que el niño había traído haría un buen bollo de sopas. Con ganas, sujetaba por las puntas inferiores la tela que subía hasta la altura del vientre soportando aquel bamboleo. Todo lo sobrellevaba, todo, menos…

— ¡Apartarse de la puerta! ¡Que os apartéis de la puerta! —les gritaba dos o más veces hasta que se les antojaba cambiar de sitio y dejaban el portón libre. Al abrir una bocanada agría se venía a la boca de Ramona y aparecía sin contemplación, la vomitona diaria.

— ¡Vete pa tu sitio, no ves que vengo cargá y me pongo mala! ¡Que he dicho que te vayas con ella! ¡Anda, muévete!

—¡Quítate de aquí! –gritaba de nuevo, atizándole un golpe de medio lado con la abarca de goma.

"La Canita" esperaba su turno y Ramona, con el estómago estragado, descargaba los avíos al lado de la chimenea donde estaban colgados los haces de leña que ella misma había cortado en el monte y que, en parte, servirían aquel día para prender el fuego de la comida. Con la navaja de cortar las mieses que siempre llevaba en el bolsillo había saneado entre una arcada y otra la cebolla, cascado las patatas y machado los ajos. Solo faltaba la migaja de aceite que el puchero ya albergaba antes de poner todo al fuego. Bien pronto comenzó el gorgoteo y el olor a guiso tranquilizó a Ramona. Ahora les tocaba el turno a ellas. Se armó de valor y llegó hasta los comederos; sorteando las boñigas y las cagarrutas que había a su paso.

—¡Aquí tenéis vuestra ración! ¡Vamos, acércate ahora Canita! —añadió mirando sus grandes orejas. A la otra no hizo falta decirle más, ya estaba rumiando.

Ángeles Martín

 

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do
20
22
23
24
25
26
27
29
30
31
01
02
03
05
06
07
08
09
11
12
13
14
15
16
17
18
19