Lunes, 22 de Octubre de 2018
Poemas de Hierro
Agenda de Cultura de Getafe
Portal del lector
Patronos:
Ayuntamiento de Getafe.Comunidad de Madrid.
Familia Romero Hierro.
Síguenos:  
Siguenos en facebook.Siguenos en twitter.Siguenos en twitter.
Obra completa

Obra completa

Héctor Viel Temperley

2013

Amargord-Colección Trasatlántica

978-84-941769-0-6

Obra completa

Pdf

Amargord publica la obra completa de este autor que dio a conocer Eduardo Milán hace no tantos años y que consideramos un clásico del siglo XX; Chus Arellano ha escrito una esclarecedora y profunda reseña que se publicará en la próxima Nayagua 20 y que os adelantamos aquí y ahora; es nuestra pequeña contribución a esta primavera de ferias y profusión de títulos.

 

Puesto ya el pie en el estribo / Con las ansias de la muerte, / Gran señor, ésta te escribo
por Chus Arellano a propósito de

Obra completa
Héctor Viel Temperley
Madrid, Amargord, colección Transatlántica, 2013


"Si es verdad que a los poetas los hacen sus obras pero los consagra su muerte,[1] nadie mejor que Viel Temperley para confirmar esta sentencia. En él se da, como en pocos, la conciencia última de enfrentar sus últimos días como si de una revelación se tratara, y atinar a ser autor y destinatario de su propia elegía. No es el único caso, en el siglo xx, puesto que, muy cerca en las fechas, también se atreve con este extraño género de la autoelegía –“lírica terminal” la llama Tamara Kamenszain–[2] Enrique Lihn, con su Diario de muerte (escrito en 1988 y publicado en 1989). En ambos, la asunción de dicha fatalidad se convierte en materia textual, más consciente y penetrante en el último, y más desorbitada y estremecedora en el que nos ocupa.

La publicación de la Obra completa de Héctor Viel Temperley confirma que se ha convertido en un poeta de referencia[3] dentro de las letras hispanas. Se reúnen aquí sus nueve libros –Poemas con caballos (1956), El nadador (1967), Humanae vitae mia (1969), Plaza Batallón 40 (1971), Febrero 72-Febrero 73 (1973), Carta de marear (1976), Legión extranjera (1978), Crawl (1982) y Hospital Británico (1986) – treinta años de escritura que dan una visión de conjunto para un autor al que se conoce sobre todo por su último poemario; y sin embargo, curiosamente, en ese libro no hay olvido ni desaparición de sus libros anteriores sino que muchos de ellos vuelven, y de qué modo, a ese hospital en el que el autor[4] pierde la cabeza." (Sigue leyendo/descárgate la excelente reseña de Chus Arellano en el pdf de la esquina superior izda.)



[1] Titulo esta reseña con las palabras que utilizó Cervantes, dos días antes de morir, para dedicar (al dictado) Los trabajos de Persiles al Conde de Lemos.

Cómo se escribe desde ese lugar. Qué supone: tanto para el escritor como para su escritura. Qué derivas –poéticas– acarrea.

[2] En su libro de ensayo La edad de la poesía (1996), y, junto a Viel Temperley y Enrique Lihn, añade a Néstor Perlongher y algunos de los poemas póstumos de Chorreo de las iluminaciones (1992), o los últimos textos líricos de Lezama Lima u Osvaldo Lamborghini: “no escribió / poesía / sin / embargo / la tenía // Toda / adentro: igual / desdeñoso / impertérrito / NO / ELEGÍA”.

[3] Sobre todo, quizá, en Argentina. Aunque la publicación de su poesía completa, editada en Argentina (2003), México (2008), Estados Unidos (2011) y, ahora, en España, así como las reimpresiones venezolana y mexicana de Hospital Británico (1994 y 1997 respectivamente), y su inclusión en varias antologías importantes, lo van alejando de la idea de poeta desconocido y de culto que ha tenido hasta hace poco.

[4] Si es que se le puede llamar autor: “El libro de un trepanado. El que escribió ese poema no existe más. […] ¿Quién carajo armó todo eso? No tengo idea. […] No soy el autor de eso como de Crawl. […] Yo no hice más que encontrarlo.”, en Sergio Bizzio, “Viel Temperley: estado de comunión”, entrevista en la revista Vuelta Sudamericana, nº 12, julio de 1987.

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do
22
23
24
26
27
28
29
30
31
01
02
03
04
05
06
07
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21