Lunes, 23 de Julio de 2018
Poemas de Hierro
Agenda de Cultura de Getafe
Portal del lector
Patronos:
Ayuntamiento de Getafe.Comunidad de Madrid.
Familia Romero Hierro.
Síguenos:  
Siguenos en facebook.Siguenos en twitter.Siguenos en twitter.
tra(n)shumancias

tra(n)shumancias

Tra(n)shumancias (Ediciones La Palma, colección eme) propone una travesía por espacios, tiempos, edades, género(s), lenguas de lo más común, vías que chocan, se superponen o se acompasan como el objeto y su sombra. Las fronteras son cuerdas largas/adivales sobre los que no es fácil tenerse en equilibrio, abiertos los brazos y los ojos a todas las ex/tensiones migratorias. Por el valle de allí, aldeas que son lenguajes y se ofrecen como un regalo. Por este otro, la conciencia/zoadeira comunal/un grillo mío mío no/el sonido del viento en un bosque, que es misterio, da miedo, promete y se reparte. 

 

te regalo una hierba
dijiste
dentro de una carta


toma esta hoja abuela la encontré
tiene polvo
se llama luz


un hilito verde un dibujo ovalado
y la luna rodando por una roca
olor a azahar


esto se llama naranja dijo es cosa de comer
en la feria la compré para ti


un pollito naciendo tampoco es fácil
si no hay espiga
si no hay espera
si no hay espacio


algunos cuando nacen se les rompe la casa
se van


luz         pero la hoja        tiene los nervios cubiertos
de polvo entonces
pero no confundirse        pero soplar


la mujer recogía del suelo una espiga de trigo
una espiga de trigo poquita harina tiene pero
tendrá sentido


naranja cae en el momento en que tú pasabas por allí      
rueda       huele
yo quería hacer una cosa sencilla para darte
para darles
paro daros
hacer una vejez
una muerte incluso
una cosa así como la piel en espiral de una naranja
cuando se logra entera
(la niña de los de pedro no se logró tampoco
venía mal)
a veces se desgarra la piel


toma        luz      una naranja mira la encontré en el aire
y luz tampoco es luz
tampoco es una hoja que cae
–¡hayú hayuná hayunaí allá! (alguien celebra algo)

una mujer en el umbral se asoma al otro lado
mira desde muy muy lejos
se llamaba naranja       pelaba bien        salía entera
había ido aprendiendo a caer secillamente
en espiral        sobre sí misma 

 

fajixiñas amigas / fajitas a –mi-gas / fajitas a-mi-gas 

 

No libro de Luz non hai mapas. É como se
a musa tivese a lingua xebrada de orixe e
non soubese falar senón desde a conciencia
de que a desorde é unha forma radical de liberdade. Falo
dun clima que o envolve todo, dunha harmonía estraña                                                                                 que é fermosa pero manca,
harmonía inharmónica que non sei dicir.

Gonzalo Hermo.

 

Porque al desposeernos de cualquier
tipo de presuposición lectora, como la
certidumbre de pertenencia a una lengua,
a un género[...], nos regala la
oportunidad de acceder a un territorio
abierto que es muchos territorios.
[...]el encuentro posible de lo
que parecía abocado a no encontrarse

Patricia Esteban     

 

Este libro de Luz Pichel es más violento que to-
dos sus libros de ayer pero todavía un poco
menosque sus libros de mañana.
Por eso no es redondo, sino salvaje y por eso
es tan tierno también, como verán, vaya.
¿Vale así o es demasiado coloquial?

María Salgado.       

           

Palabras que convocan a una magia
antigua sin amos. Palabras que dejan
sentir lo mundo, los mundos. Una
magia que invalida el legado de
la torre de Babel que ha inspirado y
domeñado la historia de la Humanidad en
su carrera por el poder.

Viktor Gómez           


[...] piezas que faltaban que no salen en
el arte realista ni tampoco en el
reivindicativo. Mucho que se
renunció a nombrar  sale aquí.

Eva Chinchilla.    


 

[...] un libro emocionante por lo que
lleva consigo y por la [...]
libertad con la que explora, sin
respeto a las circunscrupciones ni
a las lindes. Vallejiano.Vallejiana.
No sé. Da como esperanza leerlo.   
Benito del Pliego


trans trans trans trans [luz]ido libro
en el que luz escribir peligrosamente
en/a-frontando el riesgo
más allá del/DO límite/lindeiro
radiante de sus márgenes.
Nuria Ruiz de Viñaspre.


Que amorosiño e humorado soa
o ghalegho no medio
dos outros!

Avelina Pichel Calo


 

[...] ditas palabras por dicir ou dicíndose
ou en calado extremo
a terra é redonda, non o dixo ninguén
isto
senón tu
dis que é cuadrada ou octopoétrica
ou unha mar de nada
e logo todos xuntos
mesturados é vivos ferven [...]

Maite Dono


 

Cuando el poema no es símbolo
de nada ni mucho menos primaria transcripción
cuando es construcción, arte-facto
complejo de gente y sin embargo
y al fin Puro Decir
No representa pero nos representa, hace
recuento y sitio.  Nos hace Tiempo
y nos hace Lugar
Julieta Valero

 

Luz Pichel

(Alén, 1947) es autora de El pájaro mudo (Ediciones La Palma, 1990, I Premio Ciudad de Santa Cruz de la Palma”; La marca de los potros (Diputación de Huelva, 2004; XXIV Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez), El pájaro mudo y otros poemas (Universidad Popular José Hierro, 2004). En galego publicó Casa Pechada (Fundación Caixa Galicia, 2006, XXVI Premio Esquío de Poesía) y en castrapo, Cativa en su lughar, una reescritura libre y leal de su libro Casa pechada (diminutos salvamentos, 2013).

 

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do
23
24
25
26
27
28
29
30
31
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22