Martes, 26 de Marzo de 2019
Poemas de Hierro
Agenda de Cultura de Getafe
Portal del lector
Patronos:
Ayuntamiento de Getafe.Comunidad de Madrid.
Familia Romero Hierro.
Síguenos:  
Siguenos en facebook.Siguenos en twitter.Siguenos en twitter.
Ascensores

Ascensores

Alberto Guirao
II Premio Marcos R. Pavón para alumnos y ex alumnos de la Fundación
2010

Ed. no venal / 42 págs.

Ascensores

Alberto Guirao nació en Madrid en 1989. Desde temprana edad descubre la creación literaria y se dedica con frecuencia a la escritura de relato breve. En 2007 resulta ganador de un primer certamen de poesía convocado en su centro de estudios. Pocos meses después participa en el IX Recital de Poesía y Prosa Poética que se organiza en Ciempozuelos para homenajear la figura del poeta José Hierro. A partir de este primer contacto comienza a sumergirse en el mundo de la escritura poética.
Repite experiencia en 2008 interviniendo en el X Recital y, ese mismo año, obtiene dos segundos premios (en las modalidades de poesía y cuento) en el Certamen Joven 2008 convocado por el Ayuntamiento de Valdemoro. Desde 2007 cursa estudios de Periodismo en Getafe. Allí conoce la existencia del Centro de Poesía José Hierro y, en su segundo año de carrera, asiste al Taller impartido por Eva Chinchilla. Gana el XX Certamen de Poesía del IES José Hierro con un breve poemario titulado 10 fragmentos de la estética del cielo. Ha colaborado, además, con la publicación literaria Generación espontánea y con La pecera (revista de la Universidad Carlos III). Actualmente continúa sus estudios universitarios en Roma a través de una beca de movilidad Erasmus.

PRÓLOGO de Eduardo Pérez Rasilla


Me llega inopinadamente este poemario. Su autor, Alberto Guirao, ha sido alumno mío -brillante alumno- en un curso de literatura contemporánea que realizó en los primeros meses de sus estudios universitarios. Ahora ha obtenido el II Premio de Poesía Marcos Pavón. Comienza por sorprenderme el título, Ascensores, que sugiere desplazamientos mecánicos y verticales, ritmos entrecortados y bruscos, y una cierta imprevisibilidad en sus programados movimientos. Los primeros versos, sin embargo, son firmes y hermosos, adoptan el tono de la inscripción que anuncia o que proclama, que la voluntad que un poeta tiene de serlo. Están escritos con valentía, con una incisividad que no abandonará al escritor a lo largo del libro. Y desde el vigor de la palabra, desde la riqueza de un vocabulario audaz y rico, insólito en ocasiones, el autor se asoma al entorno, un ámbito esbozado por movimientos fugaces y violentos, por luces inseguras o deslumbrantes, por extraños escorzos, elusiones y elipsis que imprimen a su poesía un ritmo dislocado por las fracturas del discurso y por la irrupción de imágenes restallantes e inéditas, que nos remite a un cierto surrealismo urbano que el poeta hace suyo. Pronto asoma la rabia que produce una mirada diseccionadora y exigente, lúcida e incapaz de componendas o de claudicaciones, una mirada escrutadora e inquieta sobre las geometrías y letrinas que componen un paisaje de bellezas esbozadas o entrevistas y de muertes que golpean la retina como lo hace la lluvia contra esa ventana de asiento trasero de un vehículo y su elevalunas eléctrico ("Rapto"). Y un extraño y amargo humor se filtra de repente sarcástico en versos cortantes: La belleza está en las cosas que se mueven / -una chica en el tren, un tiovivo, / el cadáver arreando al coche fúnebre- ("Estética del cielo") o Saben que el cáncer / es bien recibido por las fanerógamas, / pero no por ti / (al fin y al cabo es tu padre) -"Cordones"-, en los que asoma la muerte, pertinaz y recurrente en este poemario, entre las impresiones de una conciencia apenas estrenada, que busca con urgencia sentidos y razones. No hay lugar para la autocompasión ni para el refugio en falsas ilusiones colectivas (Mis coetáneos / parapetados en las farmacias (estancado el wc) / estudian la descomposición de la mierda)  ("Contemporáneos"); la soledad es el lugar de este poemario, una soledad iluminada por la palabra, purificadora y violenta, y por las imágenes compulsivas y fragmentarias de un amor apresurado y espasmódico, desesperado acaso, pero que se adivina liberador.

 

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do
26
27
29
30
31
01
02
03
05
06
07
08
09
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
23
25